Crónicas Urbandinas

La Paz, desde su nombre, es ficción…

Primero será el fútbol, luego…

Posted by estido en 16 junio 2007

Como buen cholo urbandino, siempre me he sentido muy orgulloso de vivir tan arriba. Este profundo orgullo incluso me ha hecho soltar una que otra cursilería, como la que me salió cuando, estando de paseo en Cusco, una gringa me preguntó “¿Tú eres peruano?”, y yo le contesté “Nooooooooo, yo vivo 3600 metros más cerca de las estrellas”, ocasionando que la mochilera pelirroja abriese ostensiblemente los ojos y replicara, con una mezcla de incredulidad e ignorancia, “¿vives en Hollywood?”.

Y claro, por eso resulta comprensible que sintamos nuestro orgullo pisoteado cuando cualquier hijo de vecino, alegremente, se atreve a vituperar la bendita altitud de la Ínclita. Así de ofendidos nos sentimos, hace algún tiempo, porque cierto DT extranjero señaló que jugar fútbol a esta altura resultaba “inhumano”. Me imagino que dijo eso en medio de la calentura originada por la derrota de su equipo, tratando de achacar a la altura paceña las consecuencias de la mala vida de sus dirigidos, quienes, la noche previa al encuentro, fueron seducidos por las fotos 100% originales de los anuncios XXX de la prensa, y contrataron los servicios de algunas damiselas, con las que no sólo desordenaron las sábanas, sino que también brindaron copiosamente por la belleza del cielo andino. Un partido de fútbol es una actividad física exigente, es cierto, pero no implica ni el 10% del esfuerzo que requieren los placeres del catre; por eso, no es de extrañar que luego de saborear la “carne buena del altiplano” toda la noche, sus dirigidos no hayan tenido el resto físico necesario para patear pelota noventa minutos.

Ahora bien, esa anécdota nos conduce hacia otra barrabasada, pues algunos turistas comenzaron un rumor que, últimamente, está adquiriendo demasiado cuerpo: “en esta altitud, el sexo puede ocasionar infartos o embolias”. Ese disparate carece de sentido, porque con una mínima preparación física y una máxima cachondez, los jóvenes cholos practican sanamente todo tipo de actividades amatorias en las partes más altas de esta ciudad. Así lo pude comprobar hace dos meses, cuando me dirigí hasta el mirador de Alto Pampahasi con la intención de tomar fotos panorámicas de la Ínclita y un par de muchachos corpulentos me impidieron el ingreso, indicándome que los fotógrafos del Extra tenían la exclusividad del evento. “¿Qué evento?”, les pregunté. “La maratón sexual, pues, ¿acaso no sabías?”, me contestaron, empleando un tonito burlón y señalando un afiche contiguo al letrero que identificaba al Mirador; y digo “identificaba”, pues a partir de esa noche los organizadores de la maratón optaron por hacerle una ligera modificación para que el lugar quedase rebautizado como “Tirador”. En fin, el hecho es que al día siguiente todos los atletas sexuales se encontraban muy bien de salud, con amplias sonrisas (incluso los perdedores) y con ganas de volver a competir. Por tanto, quedó demostrado que el sexo se puede practicar/ejercer/disfrutar/padecer a cualquier altitud; aunque, en honor a la verdad, los cholos paceños tenemos la ventaja de poder lograr con más facilidad que nuestras circunstanciales parejas “toquen el cielo”, o que por lo menos lo rocen, porque está bien cerquita. Lamentablemente, ese rumor malintencionado está originando, cada vez más, que las turistas se priven de una experiencia celestial. De cierto modo, se está vetando la actividad sexual en La Paz sólo por su altura, y creo que la Cancillería debería pronunciarse al respecto, pues es un grave atentado contra las relaciones internacionales.

Estos absurdos rumores sobre los efectos de la altura se están diversificando. Hace algunos años era normal encontrar turistas ebrios en los boliches, pues uno de los principales atractivos turísticos de este hueco es la, mundialmente conocida, Cerveza Paceña; sin embargo, desde que se comenzó a hacer tanto revuelo por los 3600 metros, los extranjeros evitan consumir bebidas alcohólicas, pues creen que aquí el trago sube más rápido y que, por ende, existe un gran riesgo de intoxicarse. Conociendo estos antecedentes, no me sorprendió mucho –aunque sí me indignó bastante- que un ciudadano español finalizase un post sobre su viaje a La Paz con una recomendación/veto en mayúsculas: “EN ESA CIUDAD EVITEN LAS BEBIDAS, PUES OS ASEGURO QUE BASTARÁN DOS COPAS PARA QUE VUESTROS CUERPOS DEJEN DE PERTENECEROS”. Me imagino que este hijo de… la madre patria es demasiado pollo o, peor aún, ni siquiera lo debe ser, ya que seguramente todavía no salió del cascarón y por eso es tremendo huevón. Entre paréntesis, este tipo me hizo recordar un chiste que, pensándolo bien, debe nomás estar basado en hechos reales:

-¿Aló? ¿Pepe?
-¡Manolo! ¡Qué gusto escucharos!
-Igualmente, hombre, igualmente.
-¿Y a qué se debe este milagro?
-Pues nada, que te llamo para saber si tenéis tiempo para hacer un viajecillo de la puta madre.
-Tiempo sí tengo, Manolo, pero ¿a dónde queréis viajar?
-¡A La Paz, Pepe, a La Paz!
-¡Joder, hombre! ¿Y eso dónde queda?
-¡Vaya tío más ignorante! Queda en Bolivia, hombre, en Sudamérica.
-¡Hostias! ¿Y para que queréis que viajemos tan lejos?
-Pues nada, que me contaron que allá se folla de puta madre.
-¡Joder leche! ¡Eso me agrada!
-¡Claro! Por eso mismo os he llamado.
-Pero no os quedéis mudo, proseguid, decidme más detallines.
-Pues nada, que me contaron que ni bien uno pisa el aeropuerto ya comienza a follar.
-Noooooo…
-Que sí. Y también me contaron que en cualquier bar, basta con tomar un trago para que se inicie una orgía de puta madre.
-Noooooo…
-Que sí, coño. Además, me contaron que cuando uno entra en el cine no puede ver la película, porque antes de que apaguen las luces ya comienza la follada.
-Joder, Manolo, ¿y quién te contó todo eso? ¿Es gente de fiar?
-Pues claro, Pepe, me lo contó mi propia hermana, coño.

Recordar este chiste me hizo dar cuenta de que los vetos a beber y a follar en la Ínclita forman un círculo vicioso: una turista sobria tiene la posibilidad de reflexionar fríamente y, de ese modo, autosugestionarse sobre el peligro físico de tener sexo a 3600 metros sobre el nivel del mar, y como no quiere arriesgar la vida en un motel paceño, decide mantener su buen juicio evitando el alcohol.

Por el momento, estos “vetos” a los placeres urbandinos no son oficiales; pero si el veto de la FIFA prospera, es muy probable que las autoridades correspondientes de cada país se pronuncien oficialmente sobre otros aspectos que atañen a la altura paceña. ¡Se imaginan! ¡El sexo y el trago podrían ser vetados! Por eso, es de vital importancia que logremos revertir la medida de la FIFA, seamos futboleros o no, pues de ello depende que nuestra “dieta” sexual no quede reducida al chuño y al cuñapé (sin desmerecer ambos manjares, por supuesto).

Anuncios

14 comentarios to “Primero será el fútbol, luego…”

  1. Pablo Enrique Osorio Abud said

    Y aunque me guste mucho el cuñape y el chuño no estoy de acuerdo a terminar satisfaciendo los placeres en las entrañas de ninguno de estas pobres delicias gastronómicas.

    Por tanto me uno a la lucha contra el veto como buen quirquincho que soy, amante de las colinas de arena, del volcán San Pedro y del recuerdo del Uru-Uru.

  2. Albanella said

    Confieso que nunca he gozado de los placeres carnales en La Paz, ni de los unos ni de los otros. Sin embargo, no creo que no se pueda hacerlo pues tampoco se podría en Potosí o en algunas otras ciudades de Europa.. y así, el índice de natalidad sería bajísimo o el de alcoholismo altísimo (eso va de la mano con los efectos de alcohol). Como sea, no es.
    Lo del veto al fútbol en La Paz.. como dices, es sólo porque a algunos les costó jugar allí (fueren las razones que fueren) y para hacerse la vida mas fácil arman pleito donde nadie hizo.. Cada ciudad tiene sus características particulares.. y no por eso hay que marcarla con una X..
    Besos!!

  3. LESLIE said

    Primero el futbol y luego los demás deportes los verticales como los horizontales…! ja!
    Q estupides!
    Como es posible q el interes de unos cuantos influyan y arruinen la pasión de una ciudad! como si fuera nomás sacarle una pulga al perro!
    Hay’tá mi Tigre demostrando q se puede ser el mejor jugando más cerkita del cielo.

  4. elperrorabioso said

    Bueno si la FIFA lee lo que escribió la Leslie cagamos. Imaginense si pensaran eso de que el rendimiento del Strongest es mejor en La Paz jugando así a la mierda como siempre lo hacen, van a pensar que aqui no se puede ni levantar las piernas, y ahí sí se nos viene el veto, por que está no más demostrado que a esta altura los jugadores se vuelven opas. Pero bueno aparte del chiste de la Leslie, podriamos de organizar una maratón sexual para que se acabe el quilombo de una vez por todas y despues hacemos un conteo de las cervezas que nos tomamos.
    Saludos.

  5. RONALDO said

    El futbol como el sexo son deportes que deben ser practicados en tods los escenarios posibles de los existentes en el planeta. Como si alguien se quejara del calor de Manaus, la sequedad de Egipto, el frio de Suecia o la lluvia en Inglaterra. Todo es una movida politica para frenar a Ecuador y de paso joderle la vida un poquito a Colombia… claro. Los que pagan son la actual cenicienta de la region… total… a quien le importa si se juega futbol a 3mil o 4mil metros…
    … no creo q sea la altura… mas bien debe ser una especia de impotencia futbolistica.

  6. CAPSULA DEL TIEMPO said

    Está bueno eso de impotencia futbolística, muy cierto.

    Cambiando de tema, estoy segura que vos no has ido a sacar fotitos nomás al mirador con T, confesá querido Willy que has llevado a alguna coqueta urbandina o alguna gringuita prometiénlode que iba a ver las estrellas jeje.

    Un abrazote.

  7. LESLIE said

    Bueno, la idea del perrito no es mala, organizen una maratón “amorosa” pero q no participe ningun choli, x q lo único q se les va a parar…. es el corazón y AHI SI q nos cagan! los de la FIFA van a usar esa prueba en contra nuestra.
    🙂
    NO AL VETO!

  8. elperrorabioso said

    bueno querida Leslie, si fuese como dices no se hubiesen ido tantas veces los Stronguistas con el c… roto.
    Perdón por la vulgaridad pero era necesario aclarar estas blasfemias.
    Saludos.

  9. CLARITSs said

    jajajaja… obvio q no podemos dejar q nos veten!!! imposible, una vez unos amigos extranjeros me contaron eso de q si se hace el amor en la paz puede darle un ataque al corazon… yo solo me reí, en fin… no lo podemos permitir!!

  10. Lilian said

    wow.. se pondrá fea la cosa si además de vetar el fútbol en la altura resulten además afectados en las otras cuestiones. Buen sentido del humor para tomarlo así.
    Con respecto a de como surgió eso de no querer jugar en la altura, Che, fueron de acá de Argentina los que se quejaron no?, y que ahora surge todo ese kilombo.. que bajón. Es qeu cuando vienen acá ellos dicen que allá la pelota no gira, bueno eso creo que decía Passarella.
    Bueno, espero no se prohíba jugar en las alturas.. y todos tengan la posibilidad y oportunidad de jugar en su propia tierra pq si se vetara al final siempre los de Bolivia terminarian jugando de visitante.. y no es justo no?
    Saludos, desde estas frías tierras pampeanas

  11. rondeldia said

    mira viejo para empezar…

    no creo que te guste la carne cruda, en ese sentido pues si l@s gring@s no chupan y no joden… SE JODEN !!!
    YO PREFIERO LA CARNE BIEN COCIDITA… A FUEGO LENTO QUE ES MAS SABROSA !!!

    en cuanto a los soeces comentarios del perro…. ese CAN, QUILTRO, PICHICHO DE QUINTA SI DEBERIA SER VETADO de toda actividad donde se mencione al poderoso STRONGEST, por que escuchar sus tristes y pedestres (como no podía ser de otra manera, hasta me recuerda a los gauchos y los brazucos o peor aún los yoruguas maracos toditos, llorones!!!) da bronca che, mejor que este se haga una chupa con el choli panzon y listo .. creo que alli se entenderían…

    (como la va a joder tanto a la leslie este llocalla, le voy a dar pa` su manazo cuando lo vea)

    r

  12. El Rafa said

    Yo también creo que es un absurdo vetar al futbol en la altura, eso si que es inhumano y discriminatior.

    Pero de que afecta, afecta, y los jugadores no van a tener siempre el tiempo para adaptarse.

    Por cierto, creo que es un mito eso de que el sexo te cansa en competencia deportivas, a menos que sea todo los días.

    También pienso que hace tiempo deberíamos haber llevado a nuestra selección a jugar a Cochabamba y Santa Cruz, donde también tenemos estadios y se quiere ver a jugar a Bolivia.

    Eso.

    Un saludo.

  13. S-Siro said

    a mi no me afecta la altura porque soy bajito!!
    he dicho!

  14. Leroy said

    🙂 que buen post, y donde me apunto para la maratón?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s